Testage y limpieza de casas, presencial o a distancia

Principios del testaje a distancia

¿Cómo explicar que podamos realizar testajes a distancia con fantástica precisión? La respuesta no es otra que por la multiplicidad de potenciales efectivos que el ser humano tiene y que, por lo general no sólo se suelen desconocer sino que además, desde esa ignorancia, con frecuencia se desprecia y denosta. Y ya está bien. Es tiempo de que dejemos la “cuadriculez” del modelo materialista newtoniano para comenzar  a introducirnos y avanzar en la realidad cuántica de este universo, que nos corresponde y a la que pertenecemos.

Sin embargo, el ser humano –Como cualquier ser vivo- es un emisor y receptor de emisiones, de vibraciones, de fotones[1] como medio de intercomunicación y esto, es algo demostrado científicamente[2] desde hace mucho tiempo. Aquí tenemos algunos investigadores que realizaron un buen número de experimentos e investigaciones que demostraron claramente cómo los seres vivos recibimos información a distancia de lo que ocurre en el universo: Fritz-Albert Popp[3], Van Wijk[4] y Van Wijk, Creath y Schwartz[5], Backster[6] Tan sólo es cuestión de utilizar las metodologías y los instrumentos necesarios para poder manejar y aprovechar estas cualidades innatas que tenemos.

Podemos realizar sanaciones a distancia, a través de las emisiones que realizamos. Y aún hay más. Por ejemplo, el Dr. Albert Abrams, el descubridor de la radiónica, que desarrolló equipos en Inglaterra y Alemania a través de los cuales, podía sintonizar con enfermos y sanarlos a distancia. Lo mismo ocurre con la kinesiología que, sin entrar en contacto con el cliente, pueden determinar a través del cuerpo del operador, que enfermedad gérmenes o problemas, tiene el cliente. Y a parte de los cientos de experimentos científicos que se han realizado sobre la emisión de fotones y el intercambio de información que conllevan, sólo haría falta estar enterado de los trabajos de los físicos cuánticos Max Planck[7], Werner Von Heinsenberg[8] y Neil Bohr[9] que, matemáticamente pudieron probar que la materia es una compactación de la energía que denominaron “espíritu de la materia”. Resumiendo, la materia está vacía y sólo hay vibración y los seres humanos estamos creados y hemos evolucionado para percibir vibraciones, incluso, con el entrenamiento adecuado y la práctica, podemos sintonizar con cualquier cosa que exista o vibre en este universo. A veces, ni tan siquiera necesitamos ningún instrumento para poder percibir esas vibraciones y convertirlas en información, acerca de lo que ocurre. Y mire lo que dijo Max Planck:  

“Como hombre que ha dedicado su vida entera a la más clara y superior ciencia, al estudio de la materia, yo puedo decirles que como resultado de mi investigación acerca del átomo, lo siguiente: No existe la materia como tal. Toda la materia se origina y existe sólo por la virtud de una fuerza la cual trae la partícula de un átomo a vibración y mantiene la más corta distancia del sistema solar del átomo junta. Debemos asumir que detrás de esta fuerza existe una mente consciente e inteligente. Esta mente es la matriz de toda la materia”.             Max Planck  

Es decir, todo está vibrando y nosotros somos capaces de recibir y emitir esas vibraciones, en muchos casos de manera consciente y en otros no, si no disponemos de los instrumentos adecuados.

Por si esto fuera poco, Jean Pierre Garnier Malet[10], ha demostrado científicamente que vivimos en varios tiempos a la vez y que nuestros dobles cuánticos, nos dan información y respuesta rápida y precisa, a las preguntas que les hacemos. Además, lo hacen en fracciones ínfimas de segundo. Todo esto nos lleva a poder aseverar que, el que denosta e invalida los   testajes a distancia sólo lo hace porque es víctima de su propia ignorancia o de su rígida y estúpida tozudez.

«Una nueva verdad científica no suele imponerse convenciendo a sus oponentes sino más bien porque sus oponentes desaparecen paulatinamente y (son sustituidos por) una nueva generación familiarizada desde el principio con la (nueva) verdad». Max Planck

Y ya para terminar, solo me resta decir que, cuando alguien realiza de forma presencial un testeo a una vivienda, a un inmueble o a un lugar, por ejemplo, con varillas radiestésicas o con cualquier otro medio de testaje, jamás se mete en el problema propiamente dicho. Siempre media una distancia entre el objeto y el operador. Igualmente, puede estar percibiendo que hay un problema de aguas subterráneas y esas venas de agua discurren a cientos de metros de la superficie donde está el operador. Entonces ¿Dónde están los límites de distancia? ¿A qué distancia si percibimos y a qué distancia no lo hacemos? Pondré unos ejemplos.

Dos ratas en dos laberintos idénticos. Una en Australia y otra en Inglaterra. La de Inglaterra pasa un largo tiempo hasta encontrar la ruta en el laberinto hasta encontrar el queso. En el momento que encuentra la ruta la rata que se encuentra en Australia, encuentra sin dilación el camino. Va directamente.

Otro ejemplo, una simple planta detecta el momento preciso (Como se demostró utilizando un polígrafo) cuando vertían un puñado de camarones al agua hirviendo, pese a estar a kilómetros de distancia. El polígrafo marcó en ese instante un pico de consternación en las plantas cuando ocurrió el suceso, algo que demuestra que todos los seres estamos interconectados. Entonces, si animales y plantas son capaces de percibir datos, que en realidad son vibraciones e información, acerca de lo que está ocurriendo en el mundo ¿Cómo no vamos a poder percibir los seres humanos aquello a lo que prestemos atención, que tenemos sistemas sensoriales y espirituales bien evolucionados y además, podemos aprender y entrenarnos? Es más que evidente que en el mundo cuántico las distancias no cuentan. Esa es la realidad y ya es hora que comencemos a asumirla.

Si le interesa el tema, le aconsejo encarecidamente que lea un resumen de un estudio realizado en 2008 por Ernesto Bonilla. Su nombre: Evidencias sobre el poder de la intención. Instituto de Investigaciones Clínicas “Dr. Américo Negrette” – Centro de Investigaciones Biomédicas IVIC-Zulia, Maracaibo, Venezuela. http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0535-51332008000400012  

 

[1] [1] La emisión de biofotones parece ser el mecanismo mediante el cual la intención produce sus efectos. Popp demostró que todos los organismos vivientes, incluyendo los seres unicelulares, emiten una corriente constante de fotones o pequeñas partículas de luz cuyo número depende de la posición del organismo en la escala evolutiva; mientras más complejo sea, el número de fotones emitidos es menor. Los animales rudimentarios o las plantas emiten alrededor de 100 fotones por centímetro cuadrado cada segundo, con una longitud de onda de 300 a 800 nanómetros, correspondiente al rango visible, mientras que los seres humanos sólo emiten 10 fotones por centímetro cuadrado por segundo y siguen un ritmo biológico de 7, 14, 32, 80 y 279 días. La emisión de biofotones, en lugar de las reacciones bioquímicas, luce como la verdadera fuerza que dirige y coordina todos los procesos celulares, en virtud de que las ondas de luz ofrecen un sistema de comunicación perfecto para transmitir información casi instantáneamente a todos los organismos (9, 11).(Evidencias del poder de la intención)

[2] https://www.iqb.es/cbasicas/farma/farma06/biofotonica.htm

[3] https://elpais.com/diario/1982/11/23/sociedad/406854008_850215.html

[4] https://www.thieme-connect.com/products/ejournals/pdf/10.1055/s-0035-1544207.pdf

[5] http://www.u.arizona.edu/~kcreath/pdf/pubs/2005_KC_GES_JSE_v19p531_biophotons_healing.pdf

[6] https://www.quantec.eu/espanol/biocomunicacion/biocomunicacion_experimentos_plantas.html

[7] https://www.biografiasyvidas.com/biografia/p/planck.htm

[8] https://es.wikipedia.org/wiki/Werner_Heisenberg

[9] https://es.wikipedia.org/wiki/Niels_Bohr

[10] https://www.desdoblamiento.es/es/presentacion-jean-pierre-garnier-malet

 


 

Para los testajes presenciales, sólo es cuestión de ponerse en contacto con nosotros para ajustar fecha, hora, costes del desplazamiento y de la medición. Indiscutiblemente es más costoso que los testajes a distancia.

No nos vamos a engañar. El testaje presencial tiene toda la riqueza informativa de estar ahí. No obstante, lo realmente importante puede identificarse de las dos maneras, presencial o a distancia y ambas formas conllevan ventajas e inconvenientes. No hay nada perfecto.

Para testear una casa a distancia, necesitamos un plano donde cada una de las estancias esté identificadas con un nombre o un número. Por ejemplo: Habitación 1 o dormitorio 1, comedor, etc.

No importa que el plano esté hecho a mano. No es necesario el plano de un arquitecto, aunque si lo tiene, mejor que mejor. El caso es que conozcamos la estructura de la casa.

Después necesitamos una foto de cada una de las estancias de la casa, que esté identificada con el mismo nombre que aparezca en el plano. Si es un piso, estaría bien saber en qué planta está. También, si es posible, necesitamos imágenes de los exteriores del inmueble. Es decir, qué es lo que se ve desde la casa. Cuanta más información nos aporte de lo que podemos encontrar en el exterior, mejor.

Con esto ya podemos iniciar el testaje para realizar su informe, detallando información de zonas geopatógenas, puntos o zonas negativas por diversos factores como por ejemplo, emisiones radioeléctricas. También identificamos el nivel de energía vital de su casa. En fin, todo lo relevante que pueda afectarle.

Posteriormente le indicamos las soluciones que se pueden aplicar, siempre que sea ese el caso porque, hay casas que no necesitan nada. En otros casos no tan afortunados, les facilitamos las soluciones más adecuadas para alcanzar el equilibrio lo más saludablemente posible para ese entorno.

Posteriormente, cuando ya se han aplicado las soluciones propuestas en casas problemáticas, hablamos con el cliente y si es necesario, testeamos de nuevo para ajustar más el nivel energético, si fuera preciso.

El coste mínimo de un testaje para un piso de hasta 4 habitaciones son 60€. Para casas más grandes se presupuestan específicamente.

Comentar que, a veces, además de cuestiones ambientales puramente dichas, puede haber cuestiones referidas a sucesos que hayan tenido lugar en la casa, que han dejado impregnadas esas malas vibraciones. En otras ocasiones, el problema surge de cuestiones esotéricas, maldiciones, “fauna astral” y cuestiones intangibles, pero presentes. En lugares con “cosas” de este tipo, la prosperidad y la felicidad es prácticamente imposible. En cambio la enfermedad es bien frecuente. Hay veces que cosas así surgen del resultado de una combinación de factores de diversos tipos, que pueden neutralizarse o reequilibrarse.

En casos así, también hay soluciones. Consúltenos porque en este universo, no hay nada que no sea natural.