Aplicaciones en alimentación

La alimentación es otra área en donde la utilización de orgonitas es realmente interesante, sobre todo por el deterioro y la lamentable situación en términos de vitalidad, con la que llegan muchos alimentos a la mesa en estos tiempos. Por ejemplo, un plato de patatas fritas con carne, puede llegarnos con 1.500 o 2.000 Bovis. Si nuestro organismo está en perfecta salud, podemos estar a unos 8.500 Bovis, lo cual nos deja bien claro que lejos de aportarnos energía vital, lo que va a suceder es que nos va a succionar una parte de la energía que tengamos. No quiero ni pensar lo nefasta que sería esa comida para nuestra salud, si encima estuviéramos enfermos. Además de esto, y debido al estado de pánico del animal del que procede esa carne en el momento de su sacrificio, todo su cuerpo estaría repleto de neuropéptidos de pánico que nos comeríamos sin más.  Con alimentos así, es difícil esperar tener sensaciones de felicidad y satisfacción. No cabe duda que, si comemos química de pánico, va a ser complicado que no surjan conductas de miedo.

Rejilla de testaje

Y lo mismo sucede con otros muchos alimentos. Desde alimentos en conserva, a alimentos procesados repletos de químicos y envasados largo tiempo en plásticos, pasando por alimentos reciclados o mantenidos por no se sabe cuanto, en cámaras frigoríficas que esquilman toda energía vital. Al final en este tipo de dietas, lo menos común son alimentos recién cosechados y manejados respetuosamente. Así pues, nos vendrá a las mil maravillas «plantar» cada plato de lo que nos vayamos a comer durante 10 o 15 segundos sobre una Sacroorgonita S-50 o S-400 para devolver a nuestra comida esa vibración de vida.

Esto mismo podemos hacer con las botellas de agua, con los tetrabrik, con los alimentos que hayan estado en frigoríficos o en congelador, conservas, fiambres y embutidos, frutas, infusiones, platos cocinados, precocinados o procesados, medicamentos y complementos nutricionales… en fin, todo cuando vayamos a ingerir, puede ser vitalizado en unos segundos.

Decir que todo lo que está estancado pierde energía vital. Si además de esto mantenemos los alimentos rodeados y envueltos en plástico, que ya de por si acumula o produce energía orgónica negativa y succiona la positiva, podemos imaginar el resultado en términos de salud, vitalidad y bienestar personal, después de estar durante años con estas prácticas generalizadas.

 

REVITALIZAR ALIMENTOS QUE ESTÉN EN NEVERAS.

Las neveras son auténticas cámaras desvitalizadoras. El plástico de sus pareces, como materia orgánica muerta que es, succiona la energía vital de lo que haya dentro de ella, y envía esa energía vital hacia el metal de las paredes o de sus mecanismos. Así pues, todo alimento que se introduce en una nevera es desvitalizado de manera constante. Para suplir esta desvitalización hay una solución, y es poner en el interior de la cámara frigorífica una Sacroorgonita que, por naturaleza son desimpregnadoras, tienen una altísima potencia trasmutadora y una gran vibración vital. 

 

Sacroorgonita despimpregnadora S-400

 

Por cierto. Con esta misma Sacroorgonita S-50 o S400 que tengamos dentro de la nevera para, evitar pérdidas de energía vital de los alimentos, podremos revitalizar los platos cocinados poniéndolos durante 10 o 15 segundos tan sólo, sobre ella. Después, podremos volverla a introducir en la nevera para que prosiga con su labor revitalizadora.

 

 Sacroorgonita S-50

 

CÓMO IDENTIFICAR EL NIVEL DE ENERGÍA VITAL DE UN ALIMENTO

Con la ayuda de las varillas radiestésicas podemos identificar el nivel energético y vital de los alimentos. También la calidad de esa energía y muchas cosas más en términos de sí o no o incluso, de manera analógica, es decir, de1 a 10 o en porcentaje. En breve tendrás a tu disposición un curso que te podrás descargar “on line” desde la tienda de Orgotec, para que aprendas a manejar las varillas radiestésicas.

Varillas Radiestésicas VR-350

El manejo de estas varillas es bien sencillo y, haciendo este cursillo de unas pocas horas podrás hacerte con el  adiestramiento  necesario. Después, solamente será cosa de practicar para adquirir maestría y seguridad.

Además de esto, entre otras muchas cosas, con estas varillas se puede consultar el nivel y la calidad de energía de un alimento, de una persona o incluso, de un entorno.  Se puede preguntar como cuanto nos conviene un alimento en este momento, situación de nuestros chacras o centros de energía, dónde se sitúa un objeto que hayamos perdido y tantas cosas como nuestra inventiva e imaginación nos permita.